Las plantas necesitan agua, luz y… música

Un grupo de alumnas de 1º de Bachillerato ha diseñado un experimento para comprobar si las plantas pueden ver estimulado su crecimiento a través de la música.

El proyecto surgió en la asignatura de Biología, Geología y Ciencias Ambientales, mientras estudiaban el método científico. Por grupos, se plantearon una pregunta, elaboraron una hipótesis y diseñaron un experimento. La hipótesis de que la música podría mejorar el crecimiento de las plantas podría sonar, en principio, descabellada.

Sin embargo, este grupo decidió seguir adelante. Con la ayuda de su profesora, Miriam Serrano, y de Inmaculada Pascual Elizalde, profesora titular del departamento de Fisiología Vegetal de la Universidad de Navarra, realizaron una revisión bibliográfica y encontraron evidencias de que su propuesta podía tener fundamentos científicos.

En el laboratorio del cole sembraron lentejas en distintas macetas, todas ellas con las mismas condiciones climáticas. Una de ellas no recibía música, pero a las otras dos se le colocaron sendos auriculares, una con 24 horas de música clásica al día y otra con 6.

Esta exposición a la música podría favorecer un mejor crecimiento sobre la que carecía de auriculares. Aunque pueda sonar sorprendente, todo tiene una respuesta científica: las vibraciones musicales hacen reaccionar a unos receptores que poseen las membranas de las células de las plantas, lo que fomenta su desarrollo.

Más allá de si el experimento obtiene unos resultados u otros, esta actividad ha sido una oportunidad para que el alumnado indague en el método científico y conozca de primera mano cómo avanza la ciencia, así como para ver la aplicación de sus saberes en el ámbito universitario y profesional. Igualmente, ha conseguido fomentar en el alumnado la curiosidad, la importancia de la revisión bibliográfica, y cómo se elabora un artículo científico y se diseña un proyecto con rigor científico.