Daniel Ruiz Arrese, de 1º de Bachillerato, seleccionado para participar en la fase nacional del Parlamento Europeo de los Jóvenes (EYP)

El debate se celebrará en Valencia entre los días 12 y 17 de septiembre, con la participación de alumnos de toda la geografía española. Daniel Ruiz Arrese formará parte de la delegación navarra escogida en la fase regional del EYP celebrada recientemente en Pamplona, y que también contó con más participación teresiana.

Durante un fin de semana, alumnos de diferentes centros se reunieron para elegir algunos temas de actualidad que se están tratando en el Parlamento Europeo, con la idea de aportar soluciones a los retos más importantes a los que se enfrenta la Unión Europea. Tanto la preparación como el desarrollo del debate han sido íntegramente en inglés.

Así, Daniel Ruiz y su grupo buscaron soluciones a los problemas energéticos. Propusieron la fusión nuclear como fuente futura de energía. Por su parte, Patricia Arcocha, también de 1º de Bachillerato, trató el tema de la carencia de agua, fruto no sólo del cambio climático, sino también del despilfarro, especialmente en algunas industrias como la textil, dado nuestro modelo de consumo.

Leyre Díez (1º de Bachillerato) trató, junto a su comité, un tema muy complejo, la situación de Gibraltar. Lanzaron algunas propuestas como más control policial en la frontera, especialmente por tratarse de una de las puertas de entrada de droga a Europa, así como involucrar más al Reino Unido en la solución de los conflictos marítimos y permitir a los gibraltareños votar en las elecciones europeas.

Alba Membrillo y Unai San Sebastián (4º de ESO) trabajaron sobre los desafíos de la Inteligencia Artificial y la cadena de responsabilidad en los fallos que pueden producir, ya que se ha implantado en numerosos ámbitos de nuestra sociedad.

Después de la preparación de cada uno de los temas, los comités se enfrentaron a la realidad de un debate político, que se realizó en términos muy similares a los del propio Parlamento Europeo. Un miembro del grupo introducía el tema, y después se abría un turno de preguntas por parte del resto de comités. El grupo debía contestar lo mejor posible a las preguntas y cerrar el tema con un nuevo discurso, argumentando la importancia de votar sus propuestas. Se realizaba la votación y estas propuestas podían salir o no adelante, como en la vida real.