TEL 948 26 09 98
Plataforma Educamos

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y personalizar su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más info

Aceptar

Inertia. Llegó el día de la carrera, viernes 22 de junio

ii2

Nuestro fin de semana comenzó el viernes, 21 de junio, concretamente a las 16:00h cuando tuvo lugar nuestra primera presentación, en la empresa de Hiperbaric, en Burgos. Se trata de la presentación de proyecto, en la que explicamos a un jurado como habíamos desarrollado nuestro proyecto, las diferentes etapas que habíamos vivido y cuál había sido nuestra experiencia en este desafío. Al acabar dicha presentación teníamos otra, que era la presentación técnica, en la cual teníamos que explicar más a fondo nuestro coche. Nos quedamos muy satisfechos de ambas presentaciones, ya que creíamos que las habíamos hecho muy bien, sin embargo no íbamos a saber la opinión del jurado hasta el día siguiente.

Llegó el día de la carrera, viernes 22 de junio, y estábamos un tanto nerviosos. A la mañana había varias bajadas de prueba para que los pilotos vieran como era el recorrido, y a la tarde había más bajadas, que eran las que iban a ser cronometradas para ver qué equipo hacía el mejor tiempo. Antes de las bajadas, nuestro coche tenía que pasar una inspección final, en la que comprobaban que todo funcionaba correctamente y que el coche era apto para poder bajar. Cuando llegó nuestro turno de dicha inspección, nos dimos cuenta que nuestros frenos no funcionaban correctamente, por lo que nos dijeron que si no lo solucionabamos antes de la carrera no íbamos a poder bajar. Esto nos preocupó bastante, ya que después de casi un año entero trabajando igual no podíamos participar en el desafío. Intentamos buscar varias soluciones: algunos miembros del equipo, y con ayuda de los padres, fueron por tiendas de Burgos en busca de una nueva bomba de freno, que era la parte que estaba estropeada, para poder reemplazarla y que todo fuera correctamente, lo cual no tuvo resultado; otros miembros del equipo intentaban buscar soluciones sin necesidad de comprar nada; y el resto pedía ayuda a otros equipos. Finalmente conseguimos buscar una solución sin necesidad de comprar nada, y así conseguimos que nuestros pilotos pudieran bajar aunque fueran más despacio. A pesar de este percance, disfrutamos mucho de la carrera y pasamos un gran día.

Después de la carrera llegó la recogida de premios, a las 21:00h, y para nuestra sorpresa, nos dieron un trofeo por la buena gestión del desafío, esto nos alegró mucho ya que vimos que nuestro duro trabajo había tenido una buena recompensa. Como conclusión, creemos que ha sido un gran año, que a pesar de haber trabajado tanto, hemos tenido una gran recompensa, no solo por el premio, sino también por el fin de semana tan bonito que hemos vivido, y la gran experiencia que nos llevamos.

Gracias a Hiperbaric por darnos esta oportunidad

ii3ii1

TOP